Yoga Físico

El Yoga físico o Hatha Yoga es la faceta más ampliamente difundida en Occidente de la ciencia yóguica. No es una mera actividad física más, ni debe practicarse como una gimnasia bonita o para relajarse meramente. Consiste en el desarrollo de la consciencia, en el cuerpo físico, para luego extrapolarla a los distintos niveles del ser humano: energético, mental, emocional, etc. con el objetivo de llegar a expresar el inmenso potencial latente que yace dentro de cada uno de nosotros.

El progreso en dicha consciencia se lleva a cabo a través de los asanas o posturas estáticas, trabajos corporales dinámicos (el saludo al sol, a la luna etc.), ejercicios respiratorios, pranayama, y relajación profunda consciente.

Obviamente estas prácticas poseen efectos sumamente benéficos a nivel físico, fortaleciendo, flexibilizando y equilibrando la columna vertebral, auténtico eje vital, y el conjunto del sistema músculo-esquelético corrigiendo nuestra postura. A nivel de la totalidad de los órganos, glándulas, aparatos y sistemas internos favorecen su funcionamiento óptimo y nos previenen contra toda enfermedad. Relajan nuestros músculos, y disuelven tensiones y contracturas.

Yoga Físico

A nivel energético generan efectos equilibrantes, de modo que sosiegan, calman, y tranquilizan paulatinamente a las personas más hiperactivas y vigorizan y recargan a las que poseen menos vitalidad. Mejoran sustancialmente el fluir de la energía en nuestro interior haciéndola circular sin obstáculo alguno, liberándonos de múltiples bloqueos que impiden que nos relacionemos desde la serenidad y la comprensión con nosotros mismos y con los demás.

En el plano mental procuran ecuanimidad, estabilidad, lucidez y apertura, y preparan el camino para comenzar a revisar condicionamientos mentales limitativos y automatismos de comportamiento que no nos reportan sino infelicidad y desdicha y que constriñen todas las facetas de nuestra vida.

Es en esa revisión o toma de consciencia de los variados aspectos de nuestra experiencia de vida en las que profundiza el Yoga mental, con la intención de que se reflejen progresivamente en la vida cotidiana y en nuestras relaciones interpersonales.

Yoga Físico

Sonia Casaso